El ejercicio y yo

Por José Joaquín López

A finales del año pasado, compré una versión barata del Orbitrek. Es una especie de bicicleta estacionaria, con la diferencia de que el pedaleo se hace de pie y es de forma elíptica, no circular. Lo compré porque no soy amigo de salir a correr por las mañanas y con este artefacto puedo hacer ejercicio cardiovascular sin salir de casa. Llevo ya tres semanas continuas de ejercicio y estoy contento, tanto como lo pueda estar el hamster que corre incansable en su rueda estacionaria.


Recibe gratis las historias: