El migrante

A veces la historia es como la de aquel chavito que se fue para Estados Unidos, que trabajó y trabajó diciendo que un día iba a regresar a Guatemala. Siempre envió puntual la remesa para sus papás, y con el tiempo alcanzó para construir una casa bien grande para cuando regresara. El chavo, después de 20 años, ya no era tan chavo. Ya tenía cuatro hijos y una pequeña fortuna en dólares que traducida a quetzales ya se miraba bonita. Decidió entonces regresar para quedarse.

Pero nadie de su familia quiso acompañarlo, ninguno extrañaba a un país que nunca fue el suyo, había alguna simpatía por él, para las vacaciones era bonito, pero no para quedarse. Y entonces regresó solo. Volvió a su pueblo natal, con lágrimas en los ojos y ahogándose por el nudo en la garganta volvió a ver a sus papás y a sus hermanos, todos más viejos, más gordos. Y se sintió feliz.

Pero después de una semana descubrió que la Guatemala que tanto extrañaba, de la que tanto comentaba en los foros en Internet, no era ésta que visitaba. No era en la que estaba ahora. Por alguna razón inexplicable ya no era la Guatemala de su nostalgia. Se dio cuenta con dolor que ya no pertenecía a Guatemala, que tenía que regresar al norte, en donde ahora estaba su casa, su familia, su gente, a donde ahora pertenecía.

Lire en français

Recibe gratis las historias:


472 pensamientos en “El migrante

  1. pal

    pero que lacónico…
    Si así es… pero si tienes quien te quiera, eso es lo que cuenta.
    Además yo prefiero la otra perspectiva, en los dos lados tengo vida, y amores, y podría vivir…
    Además si aguanta 5 años, el tipo de tu cuento, al final se reacostumbra… pregúntanos a los Adams, que nadie ha vivido menos de 15 años fuera y cuando digo fuera, digo por cualquier parte… en mi proxima vida eso si, no voy ni a la esquina.

  2. Nicté

    Usted si que de una vez le baja la moral a uno… mire que ya me dan ganas de agarrar las maletas y regresar… Lo bueno es mi que mi padre regreso después de 15 años, y empezo su vida de nuevo, en su tierra, asi que tengo consuelo…

  3. Iluvatar

    me parece que si es el reflejo de la realidad. Incluso aqui dentro del pais. Yo soy del interior, pero ahora regresar alli esta bien para ir a visitar o para descansar un rato, pero tengo una vida hecha en la capital, es donde estan mis amigos y toda la gente que aprecio excepto mi familia. Regresar es cambiar el estilo de vida, no solo el ambiente en el que uno vive.

  4. Rudy

    JJ, casi pareciera que sí sabes de los que estas hablando. Guate no es para todos los que se han ido y quieren regresar. La verdad, creo, que es más fácil irse que regresar. Este país es ingrato con todos los migrantes.

  5. ale

    a mi me dicen a cada rato que no regrese, pero algun dia si quisiera regresar, ese el dilema con los migrantes, por muy comodos que estemos fuera, no pertenecemos al pais en que estamos y cuando regresamos al nuestro todo resulta distinto y tampoco cabemos.
    cuanta razon tiene Cabral

  6. Ginger

    Podés cambiar el nombre de Guatemala por el de cualquier otro país. El problema es que volvemos buscando lo que dejamos demasiado tiempo atrás. Y eso nunca se encuentra.

  7. Hortensia

    No necesita irse uno de un país a otro… a mi me pasó cuando me fuí del “pueblo” a la “ciudad” están a una distancia en automóvil de 20 min. y como sufrí… tenía 15 años pero como extrañaba mi calle. Ahora regreso y todo está desierto, las casas destruídas y de aquello tan bello (asì me lo parecía), no queda nada.

    No cabe duda, recordar es volver a vivir.

    Saludos.

  8. Clara Gescovich

    Y sí, es que todo cambia, cambia el mundo y nosotros también. A veces suele ocurrir que uno tiene recuerdos envueltos en romanticismo y cuando la realidad golpea se siente el cimbronazo.
    Ah, José Joaquín si tienes un tiempito visita mi blog y me dices qué te parece.

  9. Julio Avendaño

    Me imagino que se extraña lo bueno y se olvida lo malo. Así, apilamos el montón de recuerdos nostálgicos del lugar que abandonamos y lo idealizamos, a la par de tener una vida más cómoda y más digna en otro lugar. La mezcla de las dos cosas: la nueva vida y los recuerdos nostálgicos, bien puede producir los “tortazos” tan conocidos y tan experimentados por los que regresan a la tierra natal. Se encuentra muy poco o tal vez nada de lo que se idealizó, y se vive mejor en el otro lugar, ese que finalmente llamamos casa u hogar siempre con el resentimiento de que no lo es porque no está donde debería estar. Porque es entonces cuando sabemos con exactitud lo que los conceptos de “estancamiento”, “pantanosidad”, “fango”, y todos aquellos contrarios a avance, movimiento, evolución y progreso, realmente quieren decir.

    ¿Me explico?

    No importa en realidad, lo que sí importa es mi opinión sobre el post: me parece excelente, conciso (lacónico dirían por ahí) sin carencias y bien definido. Con ciertos detalles de redacción y ortografía que lo hacen quedar muy muy bien.

    Salú.

    .

  10. Ruben

    Toda mi vida la he pasado viajando, tengo 24 años, con mi familia en total hemos vivido en 10 diferentes lugares, extraño todo de cada casa en la que he estado (hasta las de las fotos en la que todavia estoy muy pequeño y ni recuerdo en que parte estaran), pero lo que mas extraño son los amigos y las enamoraditas con las que estuve jajaja…. no hay nada como recordar…como dice el poema? “juventud divino tesoro, ya te vas para no volver cuando quiero llorar no lloro y aveces lloro sin querer”

  11. Andy

    JJ, como han comentado ya antes, así son las cosas. Yo también me largué y el avión aun no había despegado cuando yo ya soñaba con el día de volver. A saber si se dará en algún momento, la vuelta definitiva digo. Pero bueno, cosas a las que hay que adaptarse. Al igual que a Ale, a mi también me dicen todos los días casi que no piense en volver, y mientras mas me lo dicen mas lo pienso, aunque no sé que llegaré a encontrar.

    Saludos.

  12. Jorge

    Tal como lo han dicho otros, no es necesario irse del país. Yo regresé a mi pueblo y encontré la casa de mis abuelos derrumbada, mis amigos muertos y ni conocía ni me conocían. Triste, pero con una tristesa muy larga, agarré a mi mujer a mis hijos, los metí al carro y me comí mi verguenza. Les había hablado tanto de mi pueblo, de mis amigos, de la bellaza de sus calles y sus casas, pero ya todo había pasado, solo había quedado en mi corazón y mis recuerdos. Así fue, mi “Rinconcito Soñador” ya se murió para mi, pero seguro que es bello para quienes ahora viven allì.

  13. FERI

    La familia es la parte fundanebtal para Dios , y por ende en el momento que el se alejo de sus padres y empezo a realizar su vida y peor aun de construir una familia que no es nada fasil debiera quedarse con su nueva familia…

  14. Omar Cascante

    Nadie está excento de una historia como esta.
    El mundo puede cambiar radicalmente; por unos billetes más…
    y pregunto: será acaso justo; cambiar la primogenitura por un plato de lentejas?

  15. fred

    Son pocos años los que he estado ausente, pero cuando he regresado la gente no me conoce , me siento extraño en esas calles en las que un día solia caminar a la escuela, mi pueblo ha cambiado y con tristeza procedo a reservar mi boleto de regreso a un país que no pertenezco.

  16. tutancamon

    Por que decir Guatemala? Si cuando en toda nuestra querida Centro America pasa esto y es nuestra triste realidad, que nos tenemos que separar de nuestra familia para poderles regalar una mejor calida de vida.

  17. Lucy

    La verdad que es una historia muy real, sobre todo para los latinos o hispanos, o como quieras llamarlos. Para nosotros es muy dificil dejar atras nuestra herencia, nuestra tierra, nuestros recuerdos de infancia… mira el caso de Arnold Swazzenegger, quien critico a los mejicanos porque no se convertian realmente en norteamericanos, que los que debian hacer era como hizo el, siendo austriaco de nacimiento, ni le importa, para el ya no existe esa nacion como madre patria, para el lo suyo es USA y nada mas. Como ves nuestra sangre latina es muy diferente a la sangre gelida de los del otro lado del mundo (como Arnold) por ello el guatemalteco, o mejicano, o colombiano o argentino, etc. nunca olvida su tierra…lo triste es que el tiempo pasa y aunque las cosas cambian para los que viven en los paises del llamado “primer mundo”, para los del llamado “tercer mundo” tambien cambian pero para lo peor… mas pobreza, desidia, violencia…
    – Muy buenos tus relatos…hasta me hicieron reflexionar…
    Lucy

  18. Tmx

    La verdad muy buenos cuentos y se disfrutan mas con el sazón que le agrega las opiniones y comentarios de quienes te leen, sin incluirme ya que es la primera vez que entro en este blogg, pero me ha fascinado, asi que felicidades y sigue adelante

  19. Anonimo

    Hola, disculpen, la verdad no sé mucho de compus pero, ¿cómo puedo subir mi relato a esta página? Les agradecedía su respuesta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>