Mal espíritu

El sábado a la noche, Esteban fue a la vigilia de la iglesia evangélica de su colonia. Se llevó al Pancho, su hijo de nueve años, quien no iba de muy buena gana que digamos. Panchito se durmió en la banca a eso de las diez de la noche, y Esteban —que había tenido un día agotador de trabajo y luchaba por no dormirse también— lo tapó con su chumpa de lona. Cuando terminó la ceremonia, al filo de la medianoche, Esteban se despidió de los feligreses y del pastor, y cayéndose del sueño se fue para su casa, buscó rápidamente su cama y se durmió al instante. Pero Panchito no iba con él.

Una hora después de que la iglesia se cerrara, Panchito despertó. Vio todo oscuro y sintió miedo, pero decidió ser valiente y no empezar a gritar porque podría asustar al pastor, que vive a la par de la iglesia. Y porque si su papá lo encontraba llorando le iba a pegar. Se desperezó y empezó a buscar la salida, tropezándose con las bancas.

—Hay alguien en la iglesia —le dijo su mujer al pastor Abraham.

El pastor le respondió que no hiciera caso, que lo dejara dormir. Pero Panchito en una de esas botó al suelo un florero y se escuchó nítidamente en el dormitorio de la pareja, poniendo en alerta al pastor.

—Debe ser un ladrón, voy a ver —dijo el pastor a su mujer, con el bate de béisbol de su hijo empuñado—. Que sea lo que Dios quiera.

El pastor fue hasta la puerta de la iglesia y pegó su oreja a la puerta. Escuchó cómo alguien desesperadamente quería forzar la puerta donde guarda las ofrendas. Temiendo lo peor, puesto que los ladrones no se tocan el corazón para disparar incluso a hombres de Dios, volvió a su casa y llamó a un par de feligreses de la iglesia que vivían cerca.

Mientras tanto, Panchito quería abrir todas las puertas que se le ponían por delante, y estaba a punto de llorar, pero se acordaba que su papá le había dicho que sólo las mujeres y los huecos lloran. Y él era hombrecito. Se sentó en una banca, derrotado, y pensó que de repente le tocaba quedarse el resto de la noche en la iglesia, así que empezó a orar: “Diosito, te pido que mi papá no se enoje ni me pegue por quedarme dormido aquí. Yo no quise dormirme pero se me cerraban los ojos y ya no pude aguantarme”. Luego se paró para buscar agua porque tenía sed.

A los cinco minutos llegaron los fieles con el pastor y al acercarse a la puerta, escucharon pasos adentro de la iglesia.

—¿No será que es un mal espíritu, hermano? —le dijo uno de los fieles al pastor.

—Por supuesto que no, cómo van a pensar eso. Es un ladrón que le quiere robar al Señor las ofrendas y no debemos permitírselo.

Panchito escuchó las voces, se acercó a la puerta y empezó a golpearla, desesperadamente.

—¡Se los dije, es un mal espíritu! ¡Está desesperado porque está en la casa de Dios! —exclamó convencido el feligrés.

—¡No! ¡Soy Pancho, me quedé encerrado!

El pastor abrió al fin la puerta de la iglesia y salió Panchito con sus grandes ojos llorosos. Llamaron a Esteban y éste vino corriendo. Se mostró avergonzado por no haberse dado cuenta del olvido, pidió disculpas, agradeció al pastor y a los hermanos la atención y se fue con Panchito a su casa.

El pastor se quedó observándolos y escuchó claramente cuando Esteban, antes de doblar por la esquina, dándole un sopapo a su hijo, decía:

—¡Y nada de estar chillando! ¡Patojo hueco!

Recibe gratis las historias:


42 comentarios en “Mal espíritu

  1. Sahuayo

    me agrado la historia pero se me hace una falta de responsabilidad por parte del padre… que tal si se leolvida en otro lugar…cuando menos estaba en la casa de dios…

  2. Quintus

    Me recuerda al pasaje del Quijote donde el héroe de la historia rescata a un muchacho que estaba siendo azotado…
    Yo quisiera creer que las cosas han cambiado para bien, en el sentido que es cada vez menos frecuente ver padres dándole riata a los hijos por cosas así. Creo que la generación de nuestros padres (y las de más para atrás) vivieron tiempos más difíciles en ese sentido.

  3. Bretero

    Raro. Me parece un poco jalada la historia, pero tan normal. Cómo sea, espero que sea ficción – como vos decís -.

    Saludos gente.

  4. Eugenia

    No todo lo que escuchamos y/o oimos debe ser cierto primero hay que averiguar, con fundamentos ya se puede distinguir si es un espiritu o un ladron, o simplemente alguien que se quedo encerrado. DIOS LOS BENDIGA.

  5. nidia

    se me hace familiar a cuando las personas cometemos errores y por no asumirlos agredimos a otras personas
    para los machistas las lagrimas y uno que otro sentimiento es muestra de debilidad lo cual los hacen niñas lo cual para mi son personas con mas valor unico

  6. KARMEN DARK

    A LA POS A MI FAMILY LE HAN PASADO UBN CHINGO DE COSAS PARA MORIRSE NO SE COMPARA CON ESTO JEE XD

  7. Adela Hernandez

    Bueno quisiera dejar mi comentario, acerca del Padre y del Nino. Si lo llevaron a la iglesia sin su voluntad es parte de nuestra obligacion allegarlos a Dios, como Padres. Lo que si no se hace es no dejarlo llorar cuando el temor llega a la vida del nino o del adulto; llorar trae un poco de paz y a la vez consuelo. Eso del padre no se vale! Si Jesucristo lloro quien somos los humanos para no derramar lagrimas y mucho menos los ninos que es donde aprenderan a ser hombres de verdad con sentimientos. Donde estaba la mama del nino en el retrato?

  8. mas mula el que lo olvido...

    Como le pega al patojo? pa´que es mula pues, me dan risa estas historias de gente comun, y mas me da risa que aunque, no se si interprete mal, pero decia iglesia evangelica, asi que aunque sea evangelico, aun se le sale una que otra tapota, como para llamarle hueco al patojo cerote… ja ja ja.

  9. jaime ricardo

    yo esty enojado papa esta malo mucho siempre tambien jaime, paco , sergio , lupe , tere , mala feas mas mi abuela tete es una bruja mas ortiz feo
    mi hermana dodo y emmanuel es fea mas mala
    yo ‘tambien estoi

  10. yuliana dorantes

    Siempre nos llevamos por nuestros instintos no los podemos culpar del como pensaron ya que para dichas interrogantes llegamos asacar conclusiones aveces certeras o falsas…que loco no!

  11. Juan-Antonio

    Yo pense que el pastor iba a abrirle el ayote a batazos al pobre Panchito!!!! Y despues iban a envolver el cuerpo en una sabana e iba a aparecer tirado al final del barranco de las charcas. Y que el viejo iba a tener una gran agonia espiritual por su olvido e iba a parar de miembro del GAM. Creo que he visto muchas licas gringas de suspenso y leido mucho Nuestro Diario!!!! Menos mal que el final del relato fue menos dramatico aunque igual me imagino que al final el tata siguió cachimbeando a Panchito hasta dejarlo medio muerto al llegar a su casa. Aunque estoy de acuerdo en que al que habia que pijazear de a deveras era al viejo por descuidado.

  12. Pathsy

    Que mala onda! realmente los adultos son seres mas propensos a los temores, Panchito siendo tan pequeño y pese a sus temores conservó la calma, en tanto que los feligreses y el pastor estan que se morian de miedo.
    Los niños nos dan día a día lecciones de tan grande tracendencia que los adultos jámas… comprenderemos

  13. zaira

    la verda no existen los malos espiritus sin embargo existen miles de coincidencias que dicen que las almas de personas que de una u otra quedan atados a la tierra quieren tener de nuevo lo que en tiempos de vida tubieron pero en si los fantasmas y los malos espiritus no existen creanmenlo

  14. tere

    que triste que existan personas con esa mentalidad machista; o será que con esa actitud quería disfrazar su error en vez de pedirle perdón a su hijo? hojalá que todos sepamos aceptar nuestros errores ycser más humanos.

  15. cinthia

    TIEN SUERT EL PAPA K ESTUVIERA EL NIÑO EN LA KASA DL SÑOR Y NO EN UN LUGAR PLIGROSO Y K ONDA KON EL PAPA KON SUS BUENAS ENSEÑASAS SOBR EL MACHISMO HACIA SU HIJO

  16. Luis

    Cuando yo estaba pequeño salí con mi papa de casa el tenía una reunión así que me envió a casa de mi abuela donde me quede dormido alrededor de las 10 de la noche una tía me despertó asustada y me llevo a mi casa donde mi papa me reventó las piernas con un cable
    Después me entere que se havia formado un alboroto en el pueblo buscándome durante varias horas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>