Me duele la cara

34 comentarios

Ser muy atractivo no es tan bueno como se cree. Yo, que lo sufro en carne propia, puedo dar testimonio. No estoy desesperado, pero sí me incomoda y hasta puede ser bochornoso en ocasiones.

Me gustaría salir un día de casa y que fuera todo normal. Que las mujeres no se me quedaran viendo, que no me guiñaran el ojo a la primera oportunidad. Que cuando pida una dirección en la calle la chava no se ponga nerviosa.

Ayer fui donde una doctora que me recomendaron. Apenas si me pudo auscultar. Parecía que se iba a desnudar ahí mismo, tenía una cara de calientona que ni les cuento.

Siempre sale más de alguno preguntándome si soy gay. Lo hacen con la esperanza de que diga que sí. He visto cómo personajes que tienen esposa e hijos, se me acercan para averiguar si le tiro para ese lado. Eso es más molesto, saberse objeto de deseo de gente del mismo sexo. Hay que ver a algunos que no se dan por vencidos.

Cuando salgo con alguna chava, siempre es lo mismo. No importa que estupidez diga yo, para ellas está bien. Para cualquier cosa, toda la vida tendré razón. Entiéndanlo, busco a alguien que me replique, que razone. Porque aparte de ser bello, soy inteligente. Sí, lo soy, pero a nadie le interesa qué tenga que decir; me toman como un simple pedazo de carne. Soy sólo otra cara bonita. Alguien que sirve nada más para verlo e ir a la cama. Es triste, pero es la realidad.

De mis adicciones

57 comentarios

No tengo ningún problema en aceptar mi adicción por la coca. No voy a ser uno más de los hipócritas que lo niegan. Debo decir en mi favor, que no la consumo a menudo. Así como a alguien le dan ganas de una hamburguesa o pizza, yo la busco cuando me apetece. No le veo nada de malo.

Empecé hace años por pura curiosidad. Pero se fue haciendo necesario conforme pasó el tiempo. Cuando estoy desanimado, siempre ayuda para continuar la jornada.

Es definitivo, nunca la cambiaré por la pepsi.

El Elegido

21 comentarios

Enfrente de mi casa vivía un hombre extraño. No hablaba con nadie, vivía solo y al parecer no tenía empleo. Siempre tuve curiosidad de saber qué era lo que hacía.

Un día de feriado dispuse conocerlo. Toqué a su puerta y salió a abrirme con gesto malhumorado. Dije que iba a visitarlo y le traía de regalo una botella de whisky. Me invitó a pasar. Su casa era algo normal, con amueblado sobrio y muy ordenada. Nunca vi entrar a nadie más que él, así que supongo que él mismo hacía la limpieza y cuidaba del hermoso jardín.

Nos sentamos a la mesa y empezamos a tomar del whisky que le había obsequiado. Su rostro cambió totalmente, y luego de un rato, charlábamos como amigos. En medio de la plática, me contó que él era El Elegido. Tenía una misión especial en la Tierra que no podía revelarme, pero que era muy importante para la historia. Eso explicaba su antisocial manera de vivir. Toda la charla fue de lo más normal, salvo esa cosa de que era El Elegido.

Después de esa ocasión, me hice amigo de él, y a pesar de la insistencia de mi mujer, no dejé de frecuentar su casa. Nunca más volvió a mencionar lo del Elegido, así que no se volvió a tocar el tema.

Durante años seguimos viéndonos y tomándonos los whiskys. Con el tiempo, hasta llegaba a la casa para la navidad y año nuevo. La familia lo aceptó bien.

Por eso fue que me dolió cuando un día entramos con la policía y descubrimos su cuerpo colgado de una de las vigas de su casa. Dejó una nota para mí, no tenía que poner mi nombre para saberlo.

La nota decía: “Amigo, he descubierto que no soy El Elegido”.

Paola y sus amigos

3 comentarios

PaolaTengo tres sobrinos. Los dos mayores ya van al colegio. Se queda en casa la más chiquita, Paola. Los grandes cuentan de sus aventuras y de los amigos con quienes comparten sus juegos.

Como la pequeña Paoli no se quiere quedar atrás, decidió que sus hermanos serían sus amigos. “Voy con mis amigos”, dice. Luego, hizo también sus amigos a sus papás, a su tía y a la abuela que viven con la familia.

Un día le pregunto: ¿Yo soy tu amigo? Y ella me responde (con una cara de ¿qué mulada estás diciendo?): “No, tú eres tío”.

Ya no comentaré en blogs

22 comentarios

Últimamente, ya nadie me respeta. Pongo mis comentarios en los blogs y ahí viene la gente diciéndome: “oye tontuelo, lee otra vez, no entendiste”. O sea que piensan que opino a tontas y a locas. Pues no. Sí leo completos los posts y los comentarios y los entiendo. Sépanlo. Leer más →

Con Los Guaraguao

Los GuaraguaoHace un par de años, participamos con unos amigos en las actividades musicales de la Huelga de Dolores, en Guatemala. La expectativa giraba en torno a la intervención de Los Guaraguao, que habían sido especialmente invitados al evento. Tocamos como cinco rolas y después esperamos su aparición. Sonaron igualito que en los CD’s.

Como habíamos participado en el evento, nos quedamos backstage para saludarlos. Tipos simpáticos el vocalista y el mandolinista-guitarrista-tecladista. Sin nada de presunciones. Nos compartieron algunas vivencias y algo de música. Al que no pude saludar fue al baterista, que salió rápido para el hotel.

Uno de los cuates del grupo estaba muy emocionado. Andaba con su novia y le pidieron autógrafos a Los Guaraguao.

-¿A ése también le pido? -le dijo la novia a mi cuate-.

-Sí, pedíselo.

Ella se acercó con el moreno y le pidió su autógrafo.

El le dijo: -Con mucho gusto te lo doy, pero yo no soy ningún artista, soy Sydney Samuels, decano de Ingeniería.

Y le firmó el autógrafo.

Impertinencia

16 comentarios

El hombre estaba leyendo su revista Selecciones. Una lectura que siempre le había deleitado y que no se perdía mes a mes. Alrededor de él, estaba la hija jugando a las muñecas.

Se aburrió del juego y empezó a pedirle a su papá que jugara un rato con ella. Papá dijo que no. Pero la niña siguió insistiendo hasta que el padre, enojado, le dio un par de nalgadas.

La niña se marchó de la sala llorando. Una vez pasado el llanto, volvió a la carga. El papá molesto le preguntó:

-¿Por qué te pegué la otra vez?

-¡Por abusivo! -respondió la patojita-.

Molesto zapato

78 comentarios

Desde hace algunas semanas, mi zapato derecho se ha dado a la tarea de rechinar cuando piso con él. Por más que intento pisar de una u otra manera, no logro acabar con el ruido. Lo he revisado detenidamente para ver de donde proviene el sonido, pero nada.

El zapato en cuestión está en perfecto estado. Para ya no escuchar el molesto ruido tendría que comprarme otro par. Sería más lógico si sólo pudiera sustituirlo comprando un solo zapato. Deberían de fabricar sólo zapatos derechos o izquierdos, para que uno pudiera sustituirlos en caso de necesidad.

En fin, tomar la decisión me llevará algún tiempo. Porque si compro un par, podría salirme otro zapato rechinón. O sea que no resuelvo el problema. A no ser que en el par nuevo, sea el izquierdo el que suene. Entonces, tendría que escoger un par idéntico para acabar con el mal.

Pero surge otro problema, no me puedo poner un zapato nuevo y uno de medio uso, se notaría y además, se vería mal. Tendría que usar por un tiempo el nuevo par, hasta que se asemeje al otro. Lo malo es que no me libraría del ruido inmediatamente, así que mejor me quedo con este par.

Desgracia que es mi vida.