Ir al contenido principal

Forma correcta de pedir las cosas

A consecuencia de la anterior entrega de estas Lecciones de Español, he recibido numerosos correos electrónicos, unos felicitando la iniciativa y otros ofendidos porque la verdad al fin salió a luz: los guatemaltecos hablamos el mejor español del planeta. Incluso algunos miembros de la RAE me han felicitado, aunque obviamente, prefieren quedarse en el anonimato. Lo único que les digo es que contra viento y marea, esta página seguirá publicando estas necesarias lecciones, aún a costa de las consecuencias que esta actividad pueda tener para su autor.

Ahora a la lección.

Cuando ustedes acuden a la farmacia, es incorrecto decir: “deme un par de preservativos”. Peor aún es escuchar “véndame un par de preservativos”. Si ustedes piden las cosas de esa manera, debería darles vergüenza. La forma correcta es: “regáleme un par de preservativos”. Es obvio que el verbo regalar se está utilizando en sentido figurado; esto precisamente es lo que embellece la petición, que de otra forma, quedaría como un insulso imperativo más.

Se puede también utilizar este verbo en cualquier situación en que pidamos algo, por ejemplo:

Regaláme el control remoto (la mamá al hijo, suplicando).
Regaláme un besito, sólo uno (el puberto calientón a su novia).
Regáleme un minuto de su tiempo (el vendedor de puerta en puerta al ama de casa).

En estos últimos ejemplos, el verbo regalar lleva implícito el “por favor”. O sea que cuando lo utilicen, ya no será necesario decir por favor, porque se sobreentiende la intención de ser educado. Siempre hay más de alguno que dice regaláme porfa, lo que es una redundancia; esto debe evitarse.

Yo sé que ustedes, queridos lectores, impulsarán en su localidad el uso del verbo regalar para pedir las cosas. Encontrarán, como es natural, alguna sonrisa burlona de la gente inculta. Pero entre la gente culta causarán respeto, admiración y un trato deferente.


Relatos populares

El motorista

Una noche salí tarde del trabajo. Mi papá me había prestado su camioneta agrícola, un carro viejo y duro. El mío se había descompuesto y tardaría una semana en el mecánico. Estaba muy cansado, estábamos haciendo el cierre y faltaba producto y dinero. A partir de cierto momento ya no se puede avanzar y decidimos continuar el siguiente día. Cenamos una pizza que devoramos y pareció más chica de lo que era. Al salir había un frío, escribí a mi esposa que ya iba en camino. Cada movimiento era en cámara lenta porque el cansancio de varios días de trabajo se había acumulado. Solo quería llegar a casa y dormir. Mañana sería otro día. Al salir iba en automático y no recuerdo haber subido al carro y salir a la carretera. Cuando estoy cansado manejo más despacio, por precaución. A medio camino a casa noté que me seguía una motocicleta. No me rebasaba a pesar de que iba lento. El motociclista iba solo con una playera, algo que me pareció extraño por el frío que había. No sabía desde cuándo me seg

El taxista

Por el toque de queda hay pocas horas para trabajar y mucha competencia. Son las cinco de la mañana de un día domingo en plena pandemia. En el grupo de whatsapp de los taxistas todos empiezan a escribir. Casi todos dicen que está silencio.

El falso enfermo

Me endeudé con la tarjeta de crédito por mucho dinero. Al principio era para poder darme un respiro de los pagos y las deudas que tenía pero con el tiempo eso creció como espuma de cerveza cuando empecé a darme algunos gustos. Era tiempo de inventar algo diferente. Así que me enfermé de cáncer.