Relatos cortos, historias y cuentos - Terror

Relatos y cuentos de terror cortos para leeer gratis en línea. Disfruta de historias y relatos cortos que exploran el miedo y el terror. Sumérgete en relatos y cuentos que exploran lo desconocido, desatando el miedo más profundo.

..

El amarre

El Dani conoció a Camila en su primer empleo formal, en un call center. Se hicieron amigos rápidamente y ella le ayudó con a…

El ladrón invisible

Estaba empezando a dormirme cuando escuché un ruido afuera de la casa. Estaba solo, mi mujer y mis hijos estaban donde mis s…

El altar de la Santa Muerte

Enfrente de mi casa había una casa de tres niveles. En el último piso había una cúpula, que uno de mis amigos decía que era …

La Llorona

Mi abuela decía que la Llorona no ahogó a sus hijos sino que fue el marido el que los mató. Y llora por sus hijos pero tambi…

El homúnculo

El homúnculo que creé era diminuto, tenía figura humanoide, piel viscosa, voz chillona y comía manías pulverizadas. Era amis…

La foto rota

Hace un año, caminando a pocas cuadras de mi casa, encontré unos restos de fotografía tirados en el suelo. Alguien había rot…

El encerrado

Supe desde el principio que eran temores infundados e intenté redefinir mi concepto de realidad. La realidad, mientras crees…

Los resucitados

Mi tío Luis, el sepulturero del pueblo, fue el primero que se dio cuenta de que la gente estaba resucitando. Temprano del dí…

La vida en sueños

Llevo doce años soñando el mismo sueño. Es un sueño continuo, es decir, al dormirme por la noche y empezar a soñar, el sueño…

El sicario

Pongamos que me llamo Alfredo, para no entrar en detalles. Me dedico a matar gente por dinero, es decir, soy lo que llaman u…

Asesinos

Ser asesino en serie en un país de tercer mundo tiene sus claras ventajas. De eso nos aprovechamos con el Paul cuando desapa…

Ángel de la guarda

Al principio es un poco difícil acostumbrarse a estar muerto. Hay un instante casi imperceptible en el que tu alma deja para…

El último día

Don Alberto Galindo supo una noche antes que iba a morir. Durante ese día en la mañana hizo algunas visitas a sus amigos y p…

Los temores

No me enorgullece mi temor a las cucarachas. Quizás si fuera mujer la gente comprendería un poco mi pavor hacia esos bichos …

No me va a pasar nada

Temprano de la mañana Aníbal se levanta para ir al chance, se arregla, desayuna. Hoy le prestó el carro su papá porque en la…

Pastillas de cianuro

Agobiados por las penurias económicas, padre e hijo deciden suicidarse. Calcularon que con los seguros de vida que habían co…

Mal espíritu

El sábado a la noche Esteban fue a la vigilia de la iglesia evangélica de su colonia. Se llevó al Pancho, su hijo de nueve a…

El secuestro

—¡Se robaron a mi hijo! —dijo Ruth al otro lado del teléfono. Claudia inmediatamente dejó todo y se fue con ella a la casa…

Blogfans

Una amiga mexicana me contaba el caso de un blogger demasiado exitoso, que quiso abandonar el blog agobiado por los fans. Er…

De fantasmas y aparecidos

Por más de 35 años mi papá tuvo la oficina en la sexta avenida de la zona uno de la capital de Guatemala, a tres cuadras del…

Carga Más
Eso es Todo