Ir al contenido principal

En el día del padre


Mi hermano, Julio Héctor, quiso compartirnos una carta para mi papá, fallecido el 01 de junio de este año:

En el día del padre a un Padre Ausente

Papá, Papito, como te decía en los últimos tiempos, hoy estás ausente porque ya no estás en esta tierra para guiarme y aconsejarme, porque ya no estás para darme un abrazo o alentarme con tus palabras siempre acertadas. Ya no estás físicamente porque le has ganado la lucha a ese cáncer que quiso carcomer tu cuerpo, ya que ahora no sufres malestares ni dolores. Pero déjame decirte que ese cáncer no logró carcomer ni un ápice de las huellas que dejó tu amor y tu entereza para enfrentar esa última batalla así como enfrentaste muchas otras situaciones en tu vida. Tampoco carcomió el ejemplo de lucha, tenacidad y constancia con las que lograste tantas cosas a lo largo de tu vida, ni la enseñanza de entregarlo todo por quienes amamos.

Hoy, es un día duro para mí, porque no puedo verte y darte un abrazo, porque no puedo decirte “feliz día del padre”, porque no puedo darte un beso de gratitud por todo lo que hiciste por mí, y porque tampoco puedo recibir un saludo del día del padre sin recordarme de tí.

Las noches que te cuidé durante tu enfermedad, inevitablemente venían a mi memoria todas esas ocasiones en que me cuidabas cuando de pequeño yo enfermaba y las cartitas que me dejabas cuando te ibas a trabajar y no me querías despertar porque yo estaba dormido. Te escribí una cartita un día, recordando eso, y de cierto modo quería que supieras que aún seguían en mi mente y mi corazón esos gestos que me hacían saber que me amabas y te preocupabas por mí.

Ahora que recuerdo todos los momentos felices, alegres y familiares que compartimos en el tiempo que estuvimos juntos, me siento satisfecho porque supiste lo importante que siempre has sido y serás para mí, porque supiste que todos estuvimos ahí demostrándote nuestro amor y haciendo todo lo que podíamos para ayudarte, y porque mis hijos y mi esposa conocieron al abuelo más dulce y pendiente que existió en esta tierra. No puedo evitar el extrañarte y sé que seguiré extrañando tu presencia física toda mi vida, pero también sé que seguirás viviendo en tus enseñanzas, en tus anécdotas, en tu sonrisa y en tus preocupaciones por todos; en fin, estarás siempre presente en cada momento de mi existencia, y entonces sé que no me has abandonado…

Sencillamente, gracias por todo, PAPÁ.

Julio Héctor




Relatos populares

El motorista

Una noche salí tarde del trabajo. Mi papá me había prestado su camioneta agrícola, un carro viejo y duro. El mío se había descompuesto y tardaría una semana en el mecánico. Estaba muy cansado, estábamos haciendo el cierre y faltaba producto y dinero. A partir de cierto momento ya no se puede avanzar y decidimos continuar el siguiente día. Cenamos una pizza que devoramos y pareció más chica de lo que era. Al salir había un frío, escribí a mi esposa que ya iba en camino. Cada movimiento era en cámara lenta porque el cansancio de varios días de trabajo se había acumulado. Solo quería llegar a casa y dormir. Mañana sería otro día. Al salir iba en automático y no recuerdo haber subido al carro y salir a la carretera. Cuando estoy cansado manejo más despacio, por precaución. A medio camino a casa noté que me seguía una motocicleta. No me rebasaba a pesar de que iba lento. El motociclista iba solo con una playera, algo que me pareció extraño por el frío que había. No sabía desde cuándo me seg

El taxista

Por el toque de queda hay pocas horas para trabajar y mucha competencia. Son las cinco de la mañana de un día domingo en plena pandemia. En el grupo de whatsapp de los taxistas todos empiezan a escribir. Casi todos dicen que está silencio.

El falso enfermo

Me endeudé con la tarjeta de crédito por mucho dinero. Al principio era para poder darme un respiro de los pagos y las deudas que tenía pero con el tiempo eso creció como espuma de cerveza cuando empecé a darme algunos gustos. Era tiempo de inventar algo diferente. Así que me enfermé de cáncer.