Ir al contenido principal

Con los Guaraguao

Por José Joaquín López

Hace un par de años, participamos con unos amigos en las actividades musicales de la Huelga de Dolores, en Guatemala. La expectativa giraba en torno a la intervención de Los Guaraguao, que habían sido especialmente invitados al evento. Tocamos como cinco rolas y después esperamos su aparición. Sonaron igualito que en los CD’s.

Como habíamos participado en el evento, nos quedamos backstage para saludarlos. Tipos simpáticos el vocalista y el mandolinista-guitarrista-tecladista. Sin nada de presunciones. Nos compartieron algunas vivencias y algo de música. Al que no pude saludar fue al baterista, que salió rápido para el hotel.

Uno de los cuates del grupo estaba muy emocionado. Andaba con su novia y le pidieron autógrafos a Los Guaraguao.

-¿A ése también le pido? -le dijo la novia a mi cuate-.
 -Sí, pedíselo.

 Ella se acercó con el moreno y le pidió su autógrafo.

 El le dijo: -Con mucho gusto te lo doy, pero yo no soy ningún artista, soy Sydney Samuels, decano de Ingeniería.

Y le firmó el autógrafo.


Relatos populares

El motorista

Una noche salí tarde del trabajo. Mi papá me había prestado su camioneta agrícola, un carro viejo y duro. El mío se había descompuesto y tardaría una semana en el mecánico. Estaba muy cansado, estábamos haciendo el cierre y faltaba producto y dinero. A partir de cierto momento ya no se puede avanzar y decidimos continuar el siguiente día.

El taxista

Por el toque de queda hay pocas horas para trabajar y mucha competencia. Son las cinco de la mañana de un día domingo en plena pandemia. En el grupo de whatsapp de los taxistas todos empiezan a escribir. Casi todos dicen que está silencio.

El falso enfermo

Me endeudé con la tarjeta de crédito por mucho dinero. Al principio era para poder darme un respiro de los pagos y las deudas que tenía pero con el tiempo eso creció como espuma de cerveza cuando empecé a darme algunos gustos. Era tiempo de inventar algo diferente. Así que me enfermé de cáncer.