Ir al contenido principal

Valiosas amistades

Ayer iba bien cuajado en la camioneta, cuando de repente escuché unos gritos que me despertaron y me asustaron. Un par de chavos dijo que era un asalto y que todo el mundo se estuviera quieto. “Qué chingan, ahora voy a llegar tarde al chance”, me dije. Preparé mi billetera con los 20 pesos que cargaba y esperé a que los cacos pasaran por mi lugar.

Delante de mí iba una vieja rezando aves marías. Qué necedad —pensé—, si ya le toca aunque se rece mil rosarios se va. Atrás de mí un par de chavas chillando, como si así resolvieran las cosas. Yo estaba un cacho ahuevado, no lo niego, pero hay que hacerle ganas a todo.

Por fin llegaron hasta mi lugar los cacos desgraciados. “Dame todo el pisto” me dijo un gordo todo malencarado. Pero cuando estaba sacando la billetera, el otro me reconoció:

—¿Vos sos Walter?
—Simón, y qué jodidos —respondí malhumorado.
—¿No me reconocés? Soy Güicho, el de la tienda La Bendición.

En medio de los nervios, no había reconocido a mi cuate de la infancia. Era el Güicho, a quien todos chingábamos de patojo por chaparro.

—¿Qué putas, qué andás haciendo? —le pregunté.
—Pues aquí mire mano, breteando un cacho.
—Vaya trabajito el tuyo vos.
—Pues sí vos, pero qué le vamos a hacer. ¿Todavía vendés shucos en la U?
—Simón vos, para allá voy.
—Ta bueno manín, te caigo por ahí un día de estos.
—Como querrás. Ahí estamos a las órdenes.
—Bueno, fue un gusto vos, pero tengo que seguir trabajando. Orale, buena onda.
—Orale, que te vaya bien.

Después de despedirse, siguió con su trabajo, asaltando a los demás.




Relatos populares


La venganza

Ester fue despedida por un error suyo en las cuentas que manejaba, error que despertó la desconfianza de su jefe y del dueño de la empresa. Ella sabía que era perfectamente comprensible porque su atenuante era demasiado inverosímil, aunque no por ello mentira. Su jefe la citó en su oficina y le explicó los motivos y hasta fue cortés y amable con ella, pero de todos modos no podía sentirse bien, quién puede en estos casos. Conteniendo las lágrimas salió de la oficina del jefe, arregló sus cosas delante de sus compañeros de trabajo y salió de la empresa. La tarde preciosa que la esperaba afuera le sirvió de consuelo, mientras en el camino a casa, en la misma camioneta 72 de todos los días, pensaba en quién diablos la iba a contratar ahora, la situación en Guatemala está jodida. Como siempre ha estado y estará.

Una tarde en el parque

En la banca del parque de la colonia está sentada una pareja de esposos que mira jugar en los columpios a sus dos hijos. Es una tarde agradable. Están sentados a la par y en silencio. No se tocan. Los dos tienen una expresión satisfecha en el rostro. El marido hace una pregunta.

Los resucitados

Mi tío Luis, el sepulturero del pueblo, fue el primero que se dio cuenta de que la gente estaba resucitando. Temprano del día, de madrugada todavía, escuchó golpes en una de las tumbas de uno de los mausoleos más grandes del cementerio. Pensó que era un animal atrapado, pero luego escuchó la voz de una mujer. Sin pensarlo ni asustarse usó el pico, rompió la lápida y la pared del mausoleo, sacó la caja y liberó a la primera resucitada.