Ir al contenido principal

La importancia de saber virar a la derecha


Después de los ensayos me toca ir a dejar en el carro a Pancracio y a su teclado Korg. Para llegar a su casa antes tengo que hacer un retorno en la carretera hacia la izquierda y luego cruzar a la derecha, en la única entrada a la colonia de Pancracio. Pero la vez pasada íbamos hablando de A y B y a pesar de haber hecho el retorno, no crucé a la derecha, así que tuve que ir a buscar un retorno para volver a hacer el retorno que nuevamente me pondría en camino a la entrada de la colonia de Pancracio, que como les dije está a la derecha.
Al llegar al punto de entrada, no obstante, no me sentí en capacidad de hacer el viraje a la derecha. ¿Y por qué no cruzaste?, me dijo extrañado Pancracio cuando pasamos de largo. Porque no sé por qué, le dije, simplemente no puedo virar a la derecha. Nuevamente hicimos el recorrido y esta vez Pancracio iba atento, y viendo que al parecer no podría virar de nuevo, intentó forzar el timón hacia la derecha, pero pude más yo y no lo dejé, así que otra vez fuimos a buscar el retorno para regresar al retorno.

Al llegar de nuevo al punto de viraje, paré el carro, porque sabía que no podría hacerlo. Es decir, no podría virar a la derecha e ir a dejar a Pancracio y a su teclado a su casa. Como Pancracio no sabe manejar, teníamos dos alternativas. Una era llamar a algún amigo para que llegara a hacer el tramo final (alternativa que descartamos porque no llevábamos celular) y otra que Pancracio caminara con su teclado los cuatro kilómetros que faltaban. Optamos por la segunda alternativa. Pancracio se puso en camino, y a pesar de que no lo llevé hasta su casa, no se despidió molesto, sino más bien preocupado. Para regresar el carro a la casa, tuve que ir en camioneta por mi hermano, afortunadamente el carro todavía estaba allí cuando regresamos.

Al siguiente día fui con un psicólogo a que me explicara qué me pasaba y cómo volver a la normalidad. Me atendió muy amable, me dijo que es un nuevo mal que afecta a todos los que tenemos alguna tendencia anti-neoliberal, es decir, a los colectivistas perdedores, marxistas a ultranza, y en fin, a todos los que envidiamos a los empresarios competitivos y exitosos que hacen patria y que estudiaron en la Universidad Francisco Marroquín. Me dio una terapia que consiste en jugar una hora diaria con un Nintendo que tenga algún juego de autos, con su respectivo timón de mentiras, por supuesto. Virar a la derecha es lo mismo que virar a la izquierda, sólo que al revés, me explicaba. Sí, pero yo no puedo, replicaba yo.

Compré el bendito Nintendo pero no fue sino hasta ayer, después de dos semanas, que logré virar a la derecha. Poco a poco iré acostumbrándome a hacerlo rutinariamente y volveré a mi vida normal. La clave será, según me dijo el psicólogo, el apoyo de mi familia y amigos.




Relatos populares


La venganza

Ester fue despedida por un error suyo en las cuentas que manejaba, error que despertó la desconfianza de su jefe y del dueño de la empresa. Ella sabía que era perfectamente comprensible porque su atenuante era demasiado inverosímil, aunque no por ello mentira. Su jefe la citó en su oficina y le explicó los motivos y hasta fue cortés y amable con ella, pero de todos modos no podía sentirse bien, quién puede en estos casos. Conteniendo las lágrimas salió de la oficina del jefe, arregló sus cosas delante de sus compañeros de trabajo y salió de la empresa. La tarde preciosa que la esperaba afuera le sirvió de consuelo, mientras en el camino a casa, en la misma camioneta 72 de todos los días, pensaba en quién diablos la iba a contratar ahora, la situación en Guatemala está jodida. Como siempre ha estado y estará.

Una tarde en el parque

En la banca del parque de la colonia está sentada una pareja de esposos que mira jugar en los columpios a sus dos hijos. Es una tarde agradable. Están sentados a la par y en silencio. No se tocan. Los dos tienen una expresión satisfecha en el rostro. El marido hace una pregunta.

Los resucitados

Mi tío Luis, el sepulturero del pueblo, fue el primero que se dio cuenta de que la gente estaba resucitando. Temprano del día, de madrugada todavía, escuchó golpes en una de las tumbas de uno de los mausoleos más grandes del cementerio. Pensó que era un animal atrapado, pero luego escuchó la voz de una mujer. Sin pensarlo ni asustarse usó el pico, rompió la lápida y la pared del mausoleo, sacó la caja y liberó a la primera resucitada.