Ir al contenido principal

Qué onda muchá

Que onda, les saluda Walter. El Chepe Quincho me dijo que si querí­a escribir aquí. Y yo le dije, ta bueno manin, te voy a hacer ganas. Me cae bien el cuate, pero a veces creo que es medio loco. Sí, fíjense que él dice que esta cosa no es página de Internet sino que es un “bloc”. Y dice que esto de los blocs es una revolución y no sé qué jodidos más. Pero en fin, allá él y su rollo. No le hagan mucho caso.

Así como aquel, soy de Guatemala. Yo quiero mucho a mi Guatelinda y me gusta vivir aquí (entre otras cosas, porque no conozco otro país). La gente de Guate somos bien buena onda. Cuando tengan chance, dense una vueltecita por aquí. Es bien calidad.


Se los digo porque ya me contó el Chepe que el 33% de los visitantes de esta página son españoles, otro 33% son argentinos y los demás son de Guate. Sí, de los 6 visitantes que entran aquí, 2 son de España, 2 de Argentina y 2 chapines (aquel y yo). O sea, como quien dice, que somos internacionales. Eso me llega.

Yo me gano la vida vendiendo shucos en la U. Pero soy limpio, así que ninguno que llegue a comer a mi caseta se enferma. Soy estricto con la calidad y el cliente siempre tiene la razón. Siempre que digo yo pues. Yo les alimento el cerebro a los estudiantes que mañana serán doctores, abogados e ingenieros.

Como el rollo aquí es contar las ondas que le pasan a uno, en los ratos que tenga chance, escribo algo y se lo mando al Chepe Quincho para que lo publique, porque a esto de las computadoras, yo no muy que le hago. Ni siquiera tengo eso que llaman emaíl.

Bueno muchá, me despido. Espero que me hayan entendido lo que dije. Buena onda.

Orale.




Relatos populares

El motorista

Una noche salí tarde del trabajo. Mi papá me había prestado su camioneta agrícola, un carro viejo y duro. El mío se había descompuesto y tardaría una semana en el mecánico. Estaba muy cansado, estábamos haciendo el cierre y faltaba producto y dinero. A partir de cierto momento ya no se puede avanzar y decidimos continuar el siguiente día. Cenamos una pizza que devoramos y pareció más chica de lo que era. Al salir había un frío, escribí a mi esposa que ya iba en camino. Cada movimiento era en cámara lenta porque el cansancio de varios días de trabajo se había acumulado. Solo quería llegar a casa y dormir. Mañana sería otro día. Al salir iba en automático y no recuerdo haber subido al carro y salir a la carretera. Cuando estoy cansado manejo más despacio, por precaución. A medio camino a casa noté que me seguía una motocicleta. No me rebasaba a pesar de que iba lento. El motociclista iba solo con una playera, algo que me pareció extraño por el frío que había. No sabía desde cuándo me seg

El taxista

Por el toque de queda hay pocas horas para trabajar y mucha competencia. Son las cinco de la mañana de un día domingo en plena pandemia. En el grupo de whatsapp de los taxistas todos empiezan a escribir. Casi todos dicen que está silencio.

El falso enfermo

Me endeudé con la tarjeta de crédito por mucho dinero. Al principio era para poder darme un respiro de los pagos y las deudas que tenía pero con el tiempo eso creció como espuma de cerveza cuando empecé a darme algunos gustos. Era tiempo de inventar algo diferente. Así que me enfermé de cáncer.