Ir al contenido principal

Lecciones de español

Aprovechando la audiencia internacional de este blog, vamos a tratar de culturizar a los lectores, enseñándoles algo de buen español. Es generalmente aceptado que el mejor español se habla en Guatemala. Muchos expertos de la lengua castellana han venido ha hacer sendos estudios que lo demuestran. En su libro Hablando bien el Castellano, el insigne lingüista Rodrigo de la Cerda acepta que muy a su pesar, Guatemala tiene el más alto nivel en cuanto al ejercicio de la lengua española se refiere.

Los guatemaltecos sin embargo, como somos muy tímidos, no les hacemos ver a los demás hispanohablantes que deben aprender cómo se habla bien nuestro idioma. Por tal motivo inauguramos hoy la sección “Lecciones de español”, que será tal vez la mejor contribución de esta humilde página a la humanidad. Empezaremos hablando del tan versátil si pues. En lugar de decir el inaceptable e inadecuado ajá, los chapines decimos si pues. Este par de palabras no sólo se puede utilizar para este objetivo, como podemos observar en los siguientes ejemplos:

Ejemplo 1:

—Fijáte que ayer se murió mi perro y estoy muy triste.
Si pues (dicho en tono condescendiente, pero pensando en otra cosa y mirando hacia otro lado)

Ejemplo 2:

—Te juro que te llamé para avisarte que no iba a llegar.
Si pues (con una mirada furibunda y asesina).

Ejemplo 3:

—Ayer tuve quinimil visitas a mi blog y estoy en el top500 de bitácoras.com.
Si pues (fingiendo admiración, sorpresa, credulidad y aprobación).

Como habrán observado el si pues es mucho más elegante y se entiende mejor. Es como un comodín del idioma castellano que cubre muchas situaciones. Lamentablemente, muchos extranjeros (ignorantes por supuesto) hacen mofa de esta frase. Confío en que ustedes, queridos lectores, pongan en práctica dicha frase para mostrarle al mundo que las personas cultas sí nos sabemos expresar bien.

Muchas gracias por su atención. Hasta la próxima.


Relatos populares

El taxista

Por el toque de queda hay pocas horas para trabajar y mucha competencia. Son las cinco de la mañana de un día domingo en plena pandemia. En el grupo de whatsapp de los taxistas todos empiezan a escribir. Casi todos dicen que está silencio.

El falso enfermo

Me endeudé con la tarjeta de crédito por mucho dinero. Al principio era para poder darme un respiro de los pagos y las deudas que tenía pero con el tiempo eso creció como espuma de cerveza cuando empecé a darme algunos gustos. Era tiempo de inventar algo diferente. Así que me enfermé de cáncer.

La mejor navidad de la historia

La víspera de navidad salí muy cansado de mi trabajo en el supermercado. Ese día no llegaron un par de compañeros, varios clientes me gritaron porque los precios no coincidían, perdí dinero en la caja y me corté un dedo cuando colocaba producto. Por el camino de regreso me encontré a un vendedor callejero que vendía unos carritos y recordé que no le había comprado regalo a mi hijo Sebastián de seis años.