Ir al contenido principal

Arrítmicos anónimos

No sé si alguno de ustedes se ha dado cuenta del problema social que representa la gente arrítmica en las fiestas y discotecas. Nunca falta el típico arrítmico congénito que saca a bailar a la chava más rica de la fiesta, y la pobre sin saber a qué se está metiendo, acepta. Y entonces empieza cristo a padecer. Todo mundo baila más o menos a ritmo, algunos con menos cintura que otros, pero a ritmo.

La música está pum-pum, pum-pum, pum-pum, pero arrítmico feliz (la más buenota le hizo caso) baila a más no poder con ritmo pim-pam-pum, pim-pam-pum, pim-pam-pum. Parece que está bailando una rola totalmente diferente de la que suena por las bocinas. La chava rica se da cuenta de su grave error al haber aceptado y mira para todos lados pidiendo auxilio con miradas suplicantes. Hasta el gordo rabo verde de su jefe hubiera sido preferible a este bailarín sin gracia y sin ritmo.

Este no es un asunto trivial, no se engañen. Muchos matrimonios han fracasado por la arritmia danzante, posibles romances han terminado después de la tercera canción. Debería haber alguna terapia para estas personas a fin de que lograran entender las bases de un baile simple que les permita no hacer ridículo en sociedad. En último caso, aceptar que no se podrá superar el problema y quedarse sentado en las fiestas.

Los hay algunos que, concientes de su problema, han cambiado de religión. “No bailo para no ofender a Dios”, dicen, pero en realidad han adoptado una solución elegante a su arritmia musical. De cualquier manera, hay que hacer conciencia de que el problema existe, no podemos seguir haciéndonos los locos o los desentendidos. Este post es el humilde aporte de esta página para que el tema deje de ser tabú y de una vez por todas se enfrente y se le encuentre solución.


Relatos populares

El motorista

Una noche salí tarde del trabajo. Mi papá me había prestado su camioneta agrícola, un carro viejo y duro. El mío se había descompuesto y tardaría una semana en el mecánico. Estaba muy cansado, estábamos haciendo el cierre y faltaba producto y dinero. A partir de cierto momento ya no se puede avanzar y decidimos continuar el siguiente día.

El taxista

Por el toque de queda hay pocas horas para trabajar y mucha competencia. Son las cinco de la mañana de un día domingo en plena pandemia. En el grupo de whatsapp de los taxistas todos empiezan a escribir. Casi todos dicen que está silencio.

El falso enfermo

Me endeudé con la tarjeta de crédito por mucho dinero. Al principio era para poder darme un respiro de los pagos y las deudas que tenía pero con el tiempo eso creció como espuma de cerveza cuando empecé a darme algunos gustos. Era tiempo de inventar algo diferente. Así que me enfermé de cáncer.