Ir al contenido principal

Es mejor que Guatemala no clasifique al Mundial

He ido a todos los partidos de local de la actual eliminatoria mundialista y he gritado los goles como el más fanático. He pasado toda mi vida soñando con estar vivo para cuando mi país llegue al mundial. Desde 1989 he llorado las derrotas que nos han dejado una y otra vez fuera del camino a la cita más grande del fútbol. Pero después de darme cuenta de las consecuencias que puede tener dicha clasificación, lo mejor que nos puede pasar es quedar eliminados de Alemania 2006.

Lo digo con un dolor profundo y asesino. Ayer por la tarde estuve haciendo memoria y atando cabos. En octubre de 1974 el equipo Municipal (el mejor de Centroamérica) ganó la copa de CONCACAF y se enfrentó en la copa Interamericana al Independiente de Argentina en dos vibrantes partidos que terminaron a favor de los sudacas después de una definición por penales. En febrero de 1976, menos de año y medio después, ocurrió un terremoto que causó 25,000 muertos.

En febrero de 1998 la selección de Guatemala hizo una de las hazañas más memorables: empató uno a uno con la selección de Brasil, en ese entonces todavía campeón del mundo. Hay que recordar que los cariocas alinearon a su formación titular. Pues en ese mismo año, a finales de octubre y principios de noviembre, el huracán Mitch paralizó al país y ocasionó miles de muertos y damnificados en toda Centroamérica.

En 1999 el Comunicaciones (el peor equipo del mundo) se coronaba tetracampeón del torneo local de fútbol. Al año siguiente, subió al poder Alfonso Portillo. Algunos al recordar a tan siniestra figura sufren una náusea nerviosa. Sólo basta mencionar su nombre al presentador Dionisio Gutiérrez para que su piel se llene ronchas de alergia y convulsione con la boca llena de espuma. Y no sólo le pasa a él.

Después de hacer el recuerdo de esas fechas, me da terror lo que pueda causar una clasificación guatemalteca al Mundial de Alemania 2006. Es posible —y me persigno la boca mientras esto digo— que una clasificación chapina a este evento pueda causar el fin del mundo. Sí, dije fin del mundo.

Los jugadores ya están enterados de esta terrible noticia porque el vidente oficial de la selección se los comunicó antes del partido contra Estados Unidos, partido que perdimos dos a cero (¿coincidencia?). Así que si Guatemala no clasifica al Mundial, los chapines no debemos sentirnos frustrados. Nuestros jugadores habrán evitado, una vez más, una hecatombe mundial.




Relatos populares


La venganza

Ester fue despedida por un error suyo en las cuentas que manejaba, error que despertó la desconfianza de su jefe y del dueño de la empresa. Ella sabía que era perfectamente comprensible porque su atenuante era demasiado inverosímil, aunque no por ello mentira. Su jefe la citó en su oficina y le explicó los motivos y hasta fue cortés y amable con ella, pero de todos modos no podía sentirse bien, quién puede en estos casos. Conteniendo las lágrimas salió de la oficina del jefe, arregló sus cosas delante de sus compañeros de trabajo y salió de la empresa. La tarde preciosa que la esperaba afuera le sirvió de consuelo, mientras en el camino a casa, en la misma camioneta 72 de todos los días, pensaba en quién diablos la iba a contratar ahora, la situación en Guatemala está jodida. Como siempre ha estado y estará.

Una tarde en el parque

En la banca del parque de la colonia está sentada una pareja de esposos que mira jugar en los columpios a sus dos hijos. Es una tarde agradable. Están sentados a la par y en silencio. No se tocan. Los dos tienen una expresión satisfecha en el rostro. El marido hace una pregunta.

Los resucitados

Mi tío Luis, el sepulturero del pueblo, fue el primero que se dio cuenta de que la gente estaba resucitando. Temprano del día, de madrugada todavía, escuchó golpes en una de las tumbas de uno de los mausoleos más grandes del cementerio. Pensó que era un animal atrapado, pero luego escuchó la voz de una mujer. Sin pensarlo ni asustarse usó el pico, rompió la lápida y la pared del mausoleo, sacó la caja y liberó a la primera resucitada.