Ir al contenido principal

Mosquito en la pantalla

Ayer estaba en internet y en el monitor de la compu había un molesto mosquito. Al principio pensé que iba a irse así nomás, pero el maldito no se movía de la pantalla, estaba justo encima de la x que cierra las ventanas y ya me estaba poniendo nervioso.

Hice un clic con el mouse para asesinarlo, pero se me escapó y terminé cerrando la página porno que tenía al frente. Voló un poco y se colocó encima de la pantalla de edición de este blog, cabal en el botoncito que dice “Publish”. Me hice el distraído, moví rápido el mouse para hacer clic y se me volvió a escapar, publicándose el post que estaba redactando en ese momento. Los que entraron ayer entre las cuatro y las cinco de la tarde habrán leído el post que al final borré porque era más decadente que el post promedio que se publica en esta página.

Después de varios intentos, logré matar al mosquito con un rápido y certero clic de mi mouse made in china cuando estaba parado en la página del FC Barcelona. Como me había estado picando, al destriparlo se hizo una pequeña mancha de sangre encima de la cara de Ronaldinho, mancha que limpié con una servilleta de papel.


Relatos populares

El motorista

Una noche salí tarde del trabajo. Mi papá me había prestado su camioneta agrícola, un carro viejo y duro. El mío se había descompuesto y tardaría una semana en el mecánico. Estaba muy cansado, estábamos haciendo el cierre y faltaba producto y dinero. A partir de cierto momento ya no se puede avanzar y decidimos continuar el siguiente día. Cenamos una pizza que devoramos y pareció más chica de lo que era. Al salir había un frío, escribí a mi esposa que ya iba en camino. Cada movimiento era en cámara lenta porque el cansancio de varios días de trabajo se había acumulado. Solo quería llegar a casa y dormir. Mañana sería otro día. Al salir iba en automático y no recuerdo haber subido al carro y salir a la carretera. Cuando estoy cansado manejo más despacio, por precaución. A medio camino a casa noté que me seguía una motocicleta. No me rebasaba a pesar de que iba lento. El motociclista iba solo con una playera, algo que me pareció extraño por el frío que había. No sabía desde cuándo me seg

El taxista

Por el toque de queda hay pocas horas para trabajar y mucha competencia. Son las cinco de la mañana de un día domingo en plena pandemia. En el grupo de whatsapp de los taxistas todos empiezan a escribir. Casi todos dicen que está silencio.

El falso enfermo

Me endeudé con la tarjeta de crédito por mucho dinero. Al principio era para poder darme un respiro de los pagos y las deudas que tenía pero con el tiempo eso creció como espuma de cerveza cuando empecé a darme algunos gustos. Era tiempo de inventar algo diferente. Así que me enfermé de cáncer.