Ir al contenido principal

Feliz año nuevo


Para año nuevo cerramos la cuadra de la colonia, contratamos una disco y compramos mucha cerveza. Algunas cosas pasaron pero no todos recuerdan todo. El de la idea fue Jorge, que acaba de renunciar de su trabajo y propuso hacer una fiesta para todo mundo. 

Se mandaron a hacer muchos tamales con una colecta. Un vecino puso toldos y sillas, otro puso la disco y alguien que trabajaba en la cervecería consiguió chela barata. Por supuesto que no todo mundo estuvo de acuerdo pero ninguno de los viejos aburridos consiguió aleros para protestar por la celebración. 

Yo esa noche aproveché para acercarme a la Clarita, que parecía interesada pero era tímida. El Jorge tiró sus líneas para conquistar a la hija del señor del 4-20. Carlos, otro de los cuates de la cuadra dijo que iba a ver qué le salía con Rita, pero al final se terminó besándose con un chavo que apareció de la nada. 

No sé qué pasó exactamente en esa fiesta, pero no hubo peleas, no hubo bolos abusivos con las mujeres y los vecinos aburridos no salieron a interrumpir. La pasamos bailando, cerveceando y comiendo. Aparecieron de la nada un grupo de músicos que eran amigos de un vecino y tocaron música latina buena parte. Todo mundo les regalaba cerveza.

Cuando llegaron las doce le logré sacar el beso a Clarita. Pensé entonces que el mundo era un buen lugar y que había encontrado al amor de mi vida. Ella era una muchacha muy bonita.

Todo mundo se dio abrazos, a veces el alcohol hermana a los que no se llevan bien y a quienes ni siquiera se conocen.

A la una de la mañana la gente se empezó a retirar de la fiesta y Carlos propuso que fueramos a ver el amanecer a Panajachel. Nos fuimos en dos carros. Por ahí alguien pasó un colmillo para los que manejaban y mota para los que íbamos atrás.

Sonaba música popular en la radio del carro. Nadie se atrevió a poner sus grupos raros y snobs de los que presumen en redes sociales.

Llegamos justo al amanecer al lago. Hacía frío y la Clarita estaba muy abrazada a mí. 

Vimos el amanecer en silencio, entre cansados y drogados. La paz del lago parecía hipnótica. Un año nuevo comenzaba, éramos jóvenes y eternos y el mundo estaba esperando que saliéramos a cambiarlo.

—¡Feliz año nuevo! —gritó alguien, todavía borracho. 




Relatos populares


El motorista

Una noche salí tarde del trabajo. Mi papá me había prestado su camioneta agrícola, un carro viejo y duro. El mío se había descompuesto y tardaría una semana en el mecánico. Estaba muy cansado, estábamos haciendo el cierre y faltaba producto y dinero. A partir de cierto momento ya no se puede avanzar y decidimos continuar el siguiente día. Cenamos una pizza que devoramos y pareció más chica de lo que era. Al salir había un frío, escribí a mi esposa que ya iba en camino. Cada movimiento era en cámara lenta porque el cansancio de varios días de trabajo se había acumulado. Solo quería llegar a casa y dormir. Mañana sería otro día. Al salir iba en automático y no recuerdo haber subido al carro y salir a la carretera. Cuando estoy cansado manejo más despacio, por precaución. A medio camino a casa noté que me seguía una motocicleta. No me rebasaba a pesar de que iba lento. El motociclista iba solo con una playera, algo que me pareció extraño por el frío que había. No sabía desde cuándo me seg

La clase virtual

Esto de las clases por videollamada es lo peor. Uno se levanta, enciende la computadora y tiene que encender el video para que lo miren los maestros. El de sociales es algo divertido pero hay días en que no prepara su clase y se hace tan aburrido como el de mate. Señor ese para ser aburrido, casi siempre me duermo en su clase y ni se da cuenta porque no pide que encendamos el video. Para los exámenes pido que me pasen anotaciones por el grupo de whatsapp y algo que me explica mi papá, aunque no me tiene paciencia porque no se me queda todo. Extraño jugar fútbol en los recreos, las bromas en la clase y ver a Susana. 

Una tarde en el parque

En la banca del parque de la colonia está sentada una pareja de esposos que mira jugar en los columpios a sus dos hijos. Es una tarde agradable. Están sentados a la par y en silencio. No se tocan. Los dos tienen una expresión satisfecha en el rostro. El marido hace una pregunta.