Ir al contenido principal

Un loteriazo en plena crisis

Hace un mes fui a sacar dinero a un cajero automático. Inserté mi tarjeta, tecleé mi clave y elegí el monto. El cajero hizo su acostumbrado ruidito de como que está pensando. Esperaba ver los cien quetzales que le pedí, cuando veo venir cinco billetes de cien en lugar de uno.

No recordaba haber tecleado mal, las teclas de 100 y 500 están suficientemente separadas como para cometer ese error. Volteo a ver a todos lados y no me ha visto ninguno, me embolso el pisto. Ahora pido que me dé el saldo, que aparece como me lo ha depositado la empresa, mi salario está completo, ayer sólo tenía cinco pesos en la cuenta. Entonces pruebo sacar otros cien, a ver qué onda. Tecleo la cantidad, el cajero hace el ruidito hueco y espero. De nuevo salen otros quinientos pesos, me los embolso rápido, miro a todos lados, no hay nadie mirando. Pruebo de nuevo y salen otros quinientos, y otra vez y otros quinientos. Ya tengo dos mil varas. ¿Me quedo o continúo? El saldo sigue igual, nadie me esta mirando, lo más que puede pasar es que mi cuenta mañana esté a cero porque ya saqué todo mi salario. Pruebo de nuevo y salen otros quinientos tukis, esto se está poniendo cada vez más bueno. Se acerca un impertinente y le digo que no sirve el cajero y que parece que se ha tragado mi tarjeta. El cuate algo asustado se va a la chingada (a saber qué cara le puse) y quedamos solos otra vez el cajero y yo. Luego de sacar cinco mil, mejor decidí irme, no sea que se chingara la onda esa y se quedara mi tarjeta adentro.

Al siguiente día, solicité mi estado de cuenta en una agencia de banco. Mi sueldo seguía intacto hasta el último centavo. De nuevo saqué cinco mil de quinientos en quinientos, y el saldo seguía igual. Volví al otro día y otros cinco mil. Había encontrado la gallina de los huevos de oro. Fui fiel al monto de cinco mil, si me pasaba, probablemente se acabaría el encanto.

Después de diez días de hacer lo mismo, el cajero parecía una fuente inagotable de dinero, pero me cuidé de no decirle a nadie nada, porque el hechizo se podía romper. Entonces pensé en que para qué quiero yo todo ese pisto que no es mío. Debería ser honrado e ir a la policía. Pero entonces pensé que me iba a ir preso, me quitarían el dinero, se lo robarían los chontes y yo quedo bien pisado de todos modos. No era un buen plan.

Pasaron otros diez días y ya tenía cien mil quetzales.

Mi estado de cuenta seguía como si nada, no hubo llamada del banco, la gente al parecer retira su dinero normalmente de ese cajero. Decidí pararla ahí, destruir la tarjeta y pedir una reposición al banco. Cuando la semana pasada me entregaron la tarjeta nueva, fui al cajero y felizmente logré sacar sólo cien quetzales, que ahora sí se rebajaron de mi cuenta. Aún no he decidido qué hacer con el pisto, apenas si me he gastado quinientos pesos porque he estado usando sólo tarjeta de crédito. No sé, tal vez me suba a un edificio alto y arroje a la calle todo (de hacerlo lo anunciaría en esta página), tal vez lo done a obras de caridad, tal vez viaje a Europa, no sé. Lo que me tiene un poco nervioso es que ayer en la tarde vi a un par de entacuchados de lentes oscuros dándole de patadas al cajero, desesperadamente.


Relatos populares


La venganza

Ester fue despedida por un error suyo en las cuentas que manejaba, error que despertó la desconfianza de su jefe y del dueño de la empresa. Ella sabía que era perfectamente comprensible porque su atenuante era demasiado inverosímil, aunque no por ello mentira. Su jefe la citó en su oficina y le explicó los motivos y hasta fue cortés y amable con ella, pero de todos modos no podía sentirse bien, quién puede en estos casos. Conteniendo las lágrimas salió de la oficina del jefe, arregló sus cosas delante de sus compañeros de trabajo y salió de la empresa. La tarde preciosa que la esperaba afuera le sirvió de consuelo, mientras en el camino a casa, en la misma camioneta 72 de todos los días, pensaba en quién diablos la iba a contratar ahora, la situación en Guatemala está jodida. Como siempre ha estado y estará.

Una tarde en el parque

En la banca del parque de la colonia está sentada una pareja de esposos que mira jugar en los columpios a sus dos hijos. Es una tarde agradable. Están sentados a la par y en silencio. No se tocan. Los dos tienen una expresión satisfecha en el rostro. El marido hace una pregunta.

Los resucitados

Mi tío Luis, el sepulturero del pueblo, fue el primero que se dio cuenta de que la gente estaba resucitando. Temprano del día, de madrugada todavía, escuchó golpes en una de las tumbas de uno de los mausoleos más grandes del cementerio. Pensó que era un animal atrapado, pero luego escuchó la voz de una mujer. Sin pensarlo ni asustarse usó el pico, rompió la lápida y la pared del mausoleo, sacó la caja y liberó a la primera resucitada.