Ir al contenido principal

Planeta Tierra


Ya casi al final de la jornada en el turno del call center en el que trabajé por un par de meses, entró una llamada de una anciana de 80 años que había hecho una orden por error. Una llamada normal que venía justo después de que un energúmeno me gritara por una hora porque el regalo de su hijo había llegado un día tarde y eso había hecho llorar al pequeño.

La mayoría de veces no ponía mucha atención a ese tipo de idiotas del teléfono, pero esta vez me había costado mucho trabajo permanecer profesional, como exige la empresa. Como no estaba insultando directamente o no me estaba atacando a mí ni había requerido supervisor, la llamada no podía cortarla o transferirla. No sé cómo hay gente que puede gritar durante tanto tiempo en el teléfono de esa manera a alguien que no tiene la culpa. Es como un ejercicio sádico que permiten las corporaciones para mantener las ventas. 

A veces podés tener muchas llamadas normales pero un energúmeno como esos te arruina el día. No se lo tomen personal, dicen los instructores, lo cual es más fácil decir que hacer. La llamada del energúmeno terminó porque se aburrió al fin y cortó y de inmediato cayó la llamada de la anciana. Su voz pausada y su tono de real preocupación por algo que yo podía arreglar fácilmente me calmó. 

La señora estaba preocupada porque al parecer había pedido un sofá que no necesitaba y que además no tenía cómo pagar. Le dije que no había problema y que iba a cancelar el pedido de forma inmediata porque ni siquiera se había terminado de procesar. Al pedirle su dirección para comprobar sus datos, ella me dio toda la dirección finalizando con un "Planeta Tierra". Sonreí inmediatamente, anulé el pedido y envié a su correo electrónico confirmación de la cancelación. 

A pesar de su edad manejaba bien el internet y de inmediato vio el correo y me agradeció. Me contó que vivía con su hijo y su nuera, que era viuda y que su hijo recién se había recuperado del covid sin mayores complicaciones. Le dije que me alegraba mucho y lo dije sinceramente, como si la señora fuera una tía. 

Como reconoció mi acento, me preguntó cómo estaba la situación de la pandemia en mi país y le dije que afortunadamente yo no había perdido a nadie muy cercano aunque sí había muerto mucha gente. Qué bueno que estás vivo, me dijo, y yo adiviné una sonrisa sincera al otro lado del teléfono. 

—El Planeta Tierra es un buen lugar —dije a modo de conversación, casi al final de la llamada. 

—Sí, a veces lo es. 



Relatos populares


El motorista

Una noche salí tarde del trabajo. Mi papá me había prestado su camioneta agrícola, un carro viejo y duro. El mío se había descompuesto y tardaría una semana en el mecánico. Estaba muy cansado, estábamos haciendo el cierre y faltaba producto y dinero. A partir de cierto momento ya no se puede avanzar y decidimos continuar el siguiente día. Cenamos una pizza que devoramos y pareció más chica de lo que era. Al salir había un frío, escribí a mi esposa que ya iba en camino. Cada movimiento era en cámara lenta porque el cansancio de varios días de trabajo se había acumulado. Solo quería llegar a casa y dormir. Mañana sería otro día. Al salir iba en automático y no recuerdo haber subido al carro y salir a la carretera. Cuando estoy cansado manejo más despacio, por precaución. A medio camino a casa noté que me seguía una motocicleta. No me rebasaba a pesar de que iba lento. El motociclista iba solo con una playera, algo que me pareció extraño por el frío que había. No sabía desde cuándo me seg

La clase virtual

Esto de las clases por videollamada es lo peor. Uno se levanta, enciende la computadora y tiene que encender el video para que lo miren los maestros. El de sociales es algo divertido pero hay días en que no prepara su clase y se hace tan aburrido como el de mate. Señor ese para ser aburrido, casi siempre me duermo en su clase y ni se da cuenta porque no pide que encendamos el video. Para los exámenes pido que me pasen anotaciones por el grupo de whatsapp y algo que me explica mi papá, aunque no me tiene paciencia porque no se me queda todo. Extraño jugar fútbol en los recreos, las bromas en la clase y ver a Susana. 

Una tarde en el parque

En la banca del parque de la colonia está sentada una pareja de esposos que mira jugar en los columpios a sus dos hijos. Es una tarde agradable. Están sentados a la par y en silencio. No se tocan. Los dos tienen una expresión satisfecha en el rostro. El marido hace una pregunta.